El Consejo Nacional de Justicia y el Instituto Humanitas 360, amplían las visitas virtuales en presidios en Marañao

El Consejo Nacional de Justicia y el Instituto Humanitas 360, amplían las visitas virtuales en presidios en Marañao

Para suavizar el impacto del cierre total de las prisiones debido al nuevo coronavirus, que eliminó cerca de 1 millón de visitas registradas por mes en todo el país, el Instituto Humanitas360 actúa conjuntamente con el Consejo Nacional de Justicia (CNJ) para la consolidación de visitas sociales virtuales. Inicialmente, las instituciones trabajan para la expansión de un proyecto iniciado por el gobierno de Marañao, pero la idea es que la iniciativa de las visitas sociales virtuales sea expandida para todo el país y sea establecida como políticas públicas para más allá de la pandemia. La solución virtual puede apoyar, por ejemplo, visitas de los familiares que viven distantes, reforzando los vínculos para el regreso a la sociedad después del cumplimiento de la pena.

Como parte del inicio del proyecto en Marañao, el Instituto Humanitas360 cedió, como el apoyo técnico del CNJ, 55 notebooks, que fueron distribuidas en 39 unidades prisionales del estado a través de la Secretaria de Administración Penitenciaria de Marañao.

Países como Canadá, Estados Unidos y Colombia ya realizaban visitas sociales virtuales y debido al contexto de la pandemia, la solución también viene siendo adoptada en locales como en Australia y en Irlanda. Las llamadas suceden por video con los visitantes previamente registrados y que cumplen con las reglas pre establecidas por la administración penitenciaria, como la vestimenta adecuada y el número de visitantes por llamada. Ellas deben durar 40 minutos para cada persona bajo custodia del Estado. Todos los equipos donados en la acción tienen términos de cesión de uso y sólo pueden ser utilizados para las visitas sociales virtuales.

Ampliación 
Hasta el momento, cerca de 14 unidades de la federación manifestaron su interés en participar en la iniciativa dirigida por el CNJ y por el Instituto Humanitas360, y el apoyo del DEPEN del Ministerio de Justicia, con el potencial para alcanzar más de 70 mil personas privadas de libertad. La estructuración en conjunto con Humanitas360 permitirá la donación de equipos para las video llamadas, como las tabletas y los computadores, Después de la pandemia, los aparatos pueden ser usados para asegurar la visitas social virtual para grupos específicos, como las poblaciones de inmigrantes y de las personas que cumplen pena en municipios distantes de su localidad de origen.

De acuerdo con el Supervisor del Departamento de Monitoramiento y Fiscalización del Sistema Carcelario y del Sistema de Ejecución de Medidas Socioeducativas del CNJ (DMF/CNJ), consejero Mario Guerreiro, el CNJ está trabajando por la sistematización de esta práctica y se discute la existencia de una resolución respecto a este tema. “Esa es una iniciativa cuya ambición del CNJ y de Humanitas360 va mucho más allá del alcance de las visitas sociales, disponiéndose a priorizar y fortalecer la asistencia jurídica, sanitaria y educacional en los presidios” estudia.

El coordinador del Departamento de Monitoramiento y Fiscalización del Sistema Carcelario y del Sistema de Ejecución de Medidas Socioeducativas (DFM/CNJ), el Juez Luís Geraldo Lanfredi, destaca la importancia de no suprimir el contacto entre personas privadas de libertad con el mundo exterior. “La pandemia del Covid-19 terminó acelerando una política que ya se veía como necesaria, ya que el contacto del detenido con el mundo exterior atiende al propio interés social para que esas personas recomiencen una nueva vida después de la prisión. En este tiempo del coronavirus y con las visitas suspendidas en el 100% de país, el contacto virtual es todavía más relevante y urgente”, estudia.

Para la presidenta del Instituto Humanitas360, Patricia Villela Marino, viabilizar la comunicación familiar es fundamental en tiempos de gran tensión y de muchas interrogantes.”No sólo sobre la perspectiva de la humanización del detenido y de la detenida, pero también sobre el punto de vista, de gran importancia, del clima organizacional dentro del sistema en la protección para el policial penitenciario, servidor público altamente desprovisto de medidas protectoras y de salubridad. La filantropía tiene que ser la financiadora de estrategias y posibilitadora de tácticas que el poder público no consigue implementar solo –  la iniciativa privada no cree, por no poder obtener ganancias en un corto plazo. Esta es una fotografía que necesitamos cambiar.»

Dinámica
Una de las principales preocupaciones en cuánto al proyecto Visitas Sociales Virtuales es la seguridad de los datos y de la comunicación entra las personas privadas de libertad y sus familiares, que deben estar regídas por la Ley General de Protección de Datos. Todas las conversaciones ocurrirán en salas ambientadas para las visitas virtuales, garantizando, al mismo tiempo, la seguridad de la unidad carcelaria y la privacidad de los usuarios. La sugestión es que se desarrollen en lo máximo 15 visitas por vez, con una duración de 40 minutos cada una de ellas.

La plataforma a ser utilizada y el sistema de registro de visitantes y la marcación de visitas fueron desarrollados por la Secretaria de Administración Penitenciaria de Marañao (SEAP-MA) y pueden ser compartidos con otras ciudades. Los familiares u otros visitantes que no posean teléfonos aptos para utilizar las plataformas o que no tengan el paquete de internet para las llamadas, podrán utilizar la estructura de los Escritorios Sociales, equipos que reúnen  servicios para personas que egresaron del sistema carcelario.

Otras frentes de la pandemia
El Instituto Humanitas360 también ha estado actuando en otras situaciones para ayudar a atenuar los efectos de la pandemia  en la cárcel en Marañao, estado donde implementamos la Cooperativa Cuxá. Donamos 2 mil litros de agua sanitaria (cloro) para las unidades de prisión de Marañao y material para la producción de 88 mil máscaras de protección. También cedimos  el espacio de la Cooperativa Cuxá para la producción de esas máscaras. También intermediamos en la donación de 10 mil metros de telas del grupo Alpargatas para el SEAP-MA este material será llevado para los presidios, para que así los internos hagan chalecos y uniformes para los profesionales de la salud. 

Iuri Tôrres – Agência CNJ de Notícias
Instituto Humanitas360
Tradução: Oriana Lorenzo